Turismo Turismo Rural Valencia

Sagunto

Considerada como una de las poblaciones de la Comunidad Valenciana con más historia, Sagunto se encuentra en una encrucijada de caminos en la que todas las civilizaciones dejaron alguna huella de su presencia. A 25 km de Valencia, junto al mar Mediterráneo y regado por fértiles campos por las aguas del río Palancia, fue apetecida por todos. Capital de la comarca del Campo de Murviedro, situada en el norte de la provincia, Sagunto tiene dos núcleos principales: el casco histórico o Sagunto-Ciudad, situado en la falda del castillo y del teatro romano, y Puerto de Sagunto, a 5 km del casco histórico.

Hacia el año 1500 a.C. los íberos se asentaron en el cerro que domina la ciudad, llamada por entonces Arse, alcanzando un gran desarrollo cultural y económico. Hacia el año 219 a.C. el propio Aníbal sitió la población con su poderoso ejército. Tras ocho meses logró penetrar en ella, encontrando sólo ruinas y desolación. Poco después, los romanos iniciaron contra los cartagineses la II Guerra Púnica, mientras los supervivientes acometieron la reconstrucción de Arse, recuperando su pujanza económica e intensificando su dependencia con Roma. Los vecinos de Saguntum obtuvieron la ciudadanía romana y, como signo externo del esplendor conseguido durante la romanización, se construyeron el circo y el teatro romano.

La ciudad no perdió su importancia durante la ocupación visigótica. Por el siglo VII cae bajo el dominio árabe, que fijó allí una población estable, a la que denominaron Morbiter.

Aunque el Cid Campeador la ocupó en el año 1098, su permanencia fue efímera, y fue el rey aragonés Jaime I quien se apoderó definitivamente de la codiciada ciudad en 1238, que pasó a llamarse Morvedre. Se permitió a los árabes, junto a los judíos y los cristianos, siguieran viviendo en la localidad, conservando su religión y costumbres.

Durante la Guerra de la Independencia, Murviedro destacó en su lucha contra los invasores franceses.

Sagunto, que recuperó su nombre romano en 1868, fue escenario en 1874 de la proclamación, por parte del general Martínez Campos, de Alfonso XII como rey de España, lo que supuso el fin de la República y la restauración de la dinastía borbónica. Un año después, el nuevo monarca otorgaba el título de ciudad a la Muy Ilustre y Muy Leal Villa de Sagunto por haber sido la primera población española en reconocerle como rey.

A principios del siglo XX experimentó un enorme auge demográfico el núcleo de Puerto de Sagunto, a unos 5 km del centro histórico, gracias a la construcción de la Siderúrgica del Mediterráneo y de la Compañía Minera de Sierra Menera. A principios de los 80 se produjo la reconversión industrial y el posterior cierre de la fábrica de Altos Hornos del Mediterráneo, iniciándose un proceso de diversificación de su tejido productivo, en el que destacan los sectores de construcción, vídrio, químico, metalúrgico y alimentación.


Visitas de interés:

- El Castillo. Sus restos, que se extiende a lo largo de casi un kilómetro, yacen sobre el lugar que ocupó la ciudad ibérica de Arse. Pertenece su parte más antigua al recinto de la Acrópolis que sitió Aníbal, y la Fortaleza construida posteriormente por los romanos. Dada su importancia histórica, fue declarado Monumento Nacional en 1931.

- Conserva su tradicional estructura, que se divide en siete plazas: La plaza de Almenara, (llamada Saluquia por los árabes), la plaza de Armas o de Santa María Magdalena (constituye el núcleo principal y en ella se aprecian restos del foro romano, templos, fustes y columnas), la plaza de la Conejera, la plaza de la Ciudadela (el recinto más elevado del castillo, antiguamente se denominó de Hércules porque tenía una torre del mismo nombre que perduró hasta la toma de la fortaleza por las tropas francesas en 1811), la plaza del Dos de Mayo (recibe dicho nombre por la heroica defensa que se hizo desde ella contra las tropas del mariscal Suchet en la Guerra de la Independencia), la plaza de San Fernando y la plaza de Estudiantes.

- El teatro romano. Construido en el siglo I, fue el primer edificio declarado Monumento Nacional de España, en 1896. Se edificó aprovechando la concavidad de la montaña y ofrece unas condiciones acústicas excepcionales para la celebración de eventos teatrales y musicales. Hace unos años se llevó a cabo una obra de rehabilitación que ha dado la imagen de unidad del cuerpo escénico y el graderío.

- El Calvario. Escenario, al alba del Viernes Santo, de la representación de la Pasión y Muerte de Cristo. Su origen se remonta al siglo XIX.

- Los restos del Templo de Diana. Adosado a la Iglesia de Santa María, junto al ábside, se conserva un muro de 15 m de longitud y 4 m de altura, formado por grandes megalitos de caliza. Esta construcción data del siglo V-IV a.C. y fue salvada de la destrucción durante el asedio protagonizado por Aníbal, por estar consagrado a la diosa Diana. Fue declarado Monumento Nacional.

- La Iglesia de Santa María. Edificio de estilo gótico ojival valenciano, se edificó durante el siglo XIV el ábside y la nave lateral que mira al norte. En el siglo XV la puerta sur y a finales del XVII la portada. Declarada Monumento Nacional.

- La Iglesia del Salvador. Localizada en el arrabal del mismo nombre, es un buen ejemplo de gótico valenciano primitivo. Data del siglo XIII, de tiempos de Jaime I. Tiene portada única románica, con arco de medio punto. El ábside es poligonal, con bóveda de crucería, y la torre campanario de base rectangular.

- La Ermita de la Sangre. Construida a principios del siglo XVII, de estilo barroco, es la mayor de la ciudad. Su planta es de cruz latina de una sola nave con bóveda de medio punto. En su interior se conservan los pasos de la Semana Santa saguntina, cuyo origen se remonta a finales del siglo XV.

- La Judería. Tras la expulsión de los judíos por los Reyes Católicos, en 1492, la Cofradía de la Purísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo ocupó la sinagoga. El barrio presenta calles estrechas con casas encaladas y arcos ojivales que comunican las vías y forman un conjunto agradable para callejear y recrear los tiempos pasados.

- El Circo Romano. Este monumento, aunque enterrado en su mayor parte bajo el núcleo urbano, junto al río Palancia, todavía muestra alguno de sus vestigios. Su construcción data de los siglos II y III.


Fiestas y tradiciones:

- Las Fallas. Para festejar la llegada de la primavera, se celebra del 15 al 19 de marzo la semana fallera. Ruido, color, pólvora y alegría.

- La Semana Santa. También tiene gran tradición la Semana Santa saguntina que data del siglo XV. Destacan el Vía Crucis desde la Ermita de la Sangre hasta el Calvario y la procesión del Santo Entierro. Otros actos son los conciertos de música sacra, la subasta de Pasos y Sayones, la procesión del Silencio, el Sermón del Descendimiento y la Misa de Resurrección.

- Las Fiestas Patronales. Durante la segunda quincena de Julio, se celebran las fiestas patronales en honor a los Santos Abdón y Senén. Las dedicadas a la Virgen del Buen Suceso son a principios de septiembre.

- Moros y Cristianos. La presencia en el pasado de los árabes en toda esta zona ha hecho que actualmente se celebren desfiles y representaciones de Moros y Cristianos durante la festividad de la Virgen del Remedio, en el mes de Octubre.

- En el Puerto de Sagunto tienen lugar las Fiestas Patronales en honor a Nuestra Señora de Begoña, durante la primera quincena de Agosto, con cucañas y cogida de patos en la dársena del puerto.

- Durante la temporada estival se celebra el Festival Sagunt a Escena en su teatro romano.


Gastronomía:

El plato típico de Sagunto por excelencia es la paella y una amplia gama de arroces que posee la rica y tradicional cocina valenciana, como el arròs negre o el arròs a banda. Además, podrá descubrir otros platos típicos autóctonos elaborados con productos de la huerta como la olla de fésols i naps, el potaje de garbanzos y la olla de carne.


Artesanía:

El producto más característico de la artesanía saguntina es un botijo de corcho llamado popularmente colxo o colxa, según si es vertical u horizontal. Se fabrica con la corteza del alcornoque, a la que se le da forma cilíndrica y se le añaden unos aros de metal ricamente adornados. Utilizado antiguamente por los caminantes y agricultores para conservar el agua fresca, en la actualidad su función habitual es puramente decorativa.


Más información:

Ayuntamiento
Autonomía, 2
46500 Sagunto (España)
Tfn: 96 265 58 58
Mail: info@aytosagunto.es






Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
© Copyright 2011 - 2018 http://www.turismoruralvalencia.es. Última actualización: 28/01/2013 - 05:11:26.