Turismo Turismo Rural Valencia

Gastronomía Valencia

La cocina autóctona de Valencia tiene un ingrediente de indiscutible protagonismo: el arroz, cultivo introducido en la península Ibérica durante la dominación musulmana. La principal zona productora se encuentra en el entorno de la Albufera y, sobre todo, en la localidad de Sueca. Los distintos arroces, y de forma especial la paella, tienen fama en el mundo entero. Se trata de un guiso de arroz seco, cocinado en paella (sartén ancha y plana de forma circular que le da nombre al plato) sobre un fuego preferiblemente de leña de naranjo preparado al efecto. Existen múltiples recetas, pero la “clásica” se compone de arroz, pollo y conejo, bajoqueta (judía verde) y garrofón. Suele incluir variedades locales como vaquetas (una variedad de caracol) o albóndigas de carne (en la comarca de la Ribera). El color amarillo se consigue de manera tradicional con azafrán, aunque se ha popularizado el uso de colorantes artificiales.

Existen muchas modalidades, partiendo de una clasificación según el punto de cocción y la textura del arroz: el llamado seco porque agota el caldo tras su cocción (el arroz al horno, el arròs a banda, el arroz negro, la paella de marisco, etc.), el llamado meloso por su textura untuosa que recuerda a la miel (el arroz con bogavante, el arroz meloso de all i pebre, etc.) y el llamado caldoso porque queda caldo tras su cocinado (el arròs amb fessols i naps, el arroz de puchero, etc.). La fideuà, plato marinero oriunda de Gandía, es una curiosa variante de la famosa paella, cuyos ingredientes principales son el pescado (pescado de roca, rape, sepia, calamar) y el mariscos (galeras, gambas, cigalas).

Una preparación específicamente valenciana típica de la Albufera de Valencia es el all i pebre, un guiso con patatas, pimentón, ajo y anguilas. También el suquet de peix, que contiene pescado, patatas, ajo y pimentón.

También merecen reconocimiento los pescados y mariscos de las zonas costeras, así como las carnes de las zonas interiores. Del mar son características el lenguado, el congrio, la pescadilla, la merluza, la lubina, la dorada, el salmonete, el rape, y los aladroc (anchoa o boquerón), preparados en frituras, asados, a la sal, en suquet, encebollados, en salsa de almendras o a la naranja. En cuanto a las carnes destacar la de cordero, la de cerdo y la de pollo. También la carne de caza alcanza merecida fama, como la de conejo, la de jabalí y la del pato.

La oferta culinaria de la provincia de Valencia se completa con una amplia gama de tapas que se suelen degustar en almuerzos a mitad mañana o como entrantes en las comidas principales: las patatas bravas, la sepia a la plancha, las clóchinas al vapor, las tellinas, los boquerones en vinagre, las croquetas de jamón y/o bacalao, los pinchos de tortilla de patata y cebolla, acompañadas de una cerveza o sangría.

El consumo de salazones de pescado es muy típico valenciano, en especial la mojama, las huevas o el bacalao seco con el que se elaboran platos tan tradicionales como el esgarraet, pimiento y berenjena asada con bacalao seco aderezado con aceite de oliva.

La magnífica huerta valenciana abastece de excelentes materias primas a numerosos platos. Suele incorporarse en deliciosas ensaladas: la típica ensalada valenciana incorpora básicamente tomate, lechuga y cebolla, pero también se le añade olivas, atún, maíz, pimiento verde… regado con un excelente aceite de la zona. Cuando acompaña a la carne o al pescado, la verdura se cocina a la plancha o en bullit, hervido tradicional cena de muchos valencianos.

Pero también existen otros suculentos platos como los guisos de legumbres, con todo tipo de carnes, llamados ollas.

En el apartado de los cítricos no hay que olvidar la naranja valenciana, una de las mejores del mundo. Su excelente calidad y sus distintas variedades hacen de esta fruta un exquisito manjar.

Los árabes introdujeron una variada oferta de postres y dulces tradicionales, siendo por ello frecuente el uso de almendras y miel para su elaboración. Entre los dulces más populares podemos destacar los rosetones, el arrop i tallaetes o el arnadí, un dulce de calabaza, boniato y almendra. Y cómo no, los buñuelos, muy consumidos durante las fiestas falleras. Pero el dulce más popular sin duda es el navideño turrón, fabricado a base de almendra y azúcar. En Pascua es muy tradicional el consumo de monas y el panquemao típico que se produce durante todo el año.

Finalmente, en cuestión de vinos, la provincia alberga dos D. O.: Utiel-Requena y Valencia. Un licor típico y muy popular entre todos los valencianos es la mistela, una bebida dulce que suele acompañar los postres. Se ha hecho famoso el licor llamado agua de Valencia, elaborado con cava, ginebra, Cointreau y zumo de naranja.

Finalmente, la horchata es una bebida refrescante que se hace a base de chufa, un tubérculo que sólo puede cultivarse en suelos de unas características especiales, por lo que es exclusivo de Valencia (concretamente en el vecino municipio de Alboraya, conocida como la cuna de la horchata) y tiene D.O. Es una bebida típica del verano, que se toma acompañada de fartons, una especie de bizcochos alargados, en sus tres variedades: líquida, granizada y mixta.






Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
© Copyright 2011 - 2018 http://www.turismoruralvalencia.es. Última actualización: 28/01/2013 - 05:11:32.